¿Puedo costear una máquina ATM?

Muchos propietarios de negocios piensan que deben invertir una gran suma de dinero en una máquina ATM.

Mission ATM ofrece múltiples programas, permitiéndole al propietario obtener un ATM gratis, o brindando la oportunidad de obtener uno a mejores costos. Para satisfacer los requisitos y acceder a una máquina ATM gratis, el negocio necesita estar en una buena ubicación y tener determinada cantidad de circulación de compradores.

No es importante que tipo de negocio manejas. Usualmente, los hoteles, casinos, clubes nocturnos, clubes para adultos y lugares turísticos poseen suficiente circulación de compradores como para obtener una máquina gratis.

Mission ATM también ofrece una variada cantidad de opciones en cuanto al manejo de valores.  Si bien los propietarios suelen depositar el dinero ellos mismos, Mission ATM puede realizar esa tarea.

Mission ATM se encarga del mantenimiento de las máquinas, asegurándose que estén en funcionamiento todo el tiempo.

Es simple comenzar, todo lo que debe hacer es ponerse en contacto con nosotros, haremos que uno de nuestros especialistas evalúe su negocio, y le haga saber cuáles son sus opciones.

Como garantizar el éxito de un negocio de ATMs – Primera parte

Una de las primeras cosas de las que debes darte cuenta es que con el simple hecho de tener un cajero automático no va a funcionar por cuenta propia. Una persona que tiene una docena de cajeros automáticos en su garaje no tiene un mejor negocio que alguien que no tiene ni uno solo. Por ello, ¿Qué se necesita para iniciar con pie derecho el negocio?

multinivel_ffi_exito_afiliadoEl día de hoy, te vamos a explicar una de las reglas más importantes en este negocio y que puedas aprovechar esta oportunidad de negocio.

Uno de los factores más importantes a tomar en cuenta, es la confiabilidad que un determinado equipo puede ofrecer. Esto depende en gran parte del fabricante (algunos simplemente se encuentran en el tope de la liga, otros están iniciando a desarrollarse y ofrecer mejores funcionalidades y confiabilidad en los equipos que distribuyen). Como en muchos otros rubros, no siempre la opción más económica constituyen la mejor opción, dado que puede resultar en pérdida económica con un equipo defectuoso o poco confiable, o representar gastos constantes si hay que incurrir frecuentemente en gastos de mantenimiento y/o reparación del cajero automático.

Si un consumidor se dirige a un ATM, es porque probablemente necesita efectivo, podría ser nada más que la persona tenga un impulso de compra, o alguna emergencia como reparar su vehículo. El hecho importante, es que independientemente de la situación, el cliente necesita dinero; y si tu equipo no está funcionando en ese preciso momento (o aun peor, tiene un mal funcionamiento como una transacción incompleta), lo más seguro es que esta persona irá a otro cajero que SI esté funcionando adecuadamente. A mediano y largo plazo, viene el problema de la mala publicidad, en el que esta persona que no pudo utilizar el cajero, transmitirá el mensaje a sus familiares y conocidos, y estos a su vez lo harán a sus propios familiares y amigos, formando una cadena  de información negativa. Esto al final, creará un impacto en el uso que la gente da al cajero, tachándolo de “disfuncional” o “arruinado” y hará que la gente busque otras opciones antes de llevarse una decepción o una frustración al tratar de utilizar el cajero.

El negocio de cajeros automáticos no se establece en un par de horas, es un proceso que lleva tiempo para empezar a ver las ganancias y establecer la forma de trabajo óptima.

¿Es necesario poseer un negocio para poseer un cajero ATM?

preguntaMucha gente se hace la misma pregunta, pues acá se puede analizar la respuesta desde dos puntos de vista totalmente distintos. Vamos a analizar ambos escenarios:

-          Poseer un negocio para incorporar cajeros automáticos

Es el caso más común. Cualquier persona que posea un negocio (por ejemplo una tienda de conveniencia, restaurante, o cualquier otro negocio que atraiga público), puede optar por poseer un cajero ATM en sus instalaciones.

Es la forma más sencilla y solo hay que contactar a un proveedor para solicitar uno.

-          Poseer un negocio ATM para poseer cajeros automáticos

Este es el segundo escenario, la gente desea saber si es posible poseer ATMs sin necesidad de tener un negocio directamente identificado como negocio de cajeros automáticos.

La respuesta es un SI, no es necesario dedicar una empresa de lleno para poder poseer cajeros automáticos. Se puede iniciar con algo tan simple como poseer un solo equipo. No hay una regla o una norma que establezca la cantidad mínima o máxima de equipos que se pueden poseer. El hecho de contar con un cajero ATM significa que la persona es un dueño independiente del ATM, y si no se quiere contar más que ese único equipo, se puede mantener el número en ese único cajero.

Los inicios del ATM – Parte II

Varias empresas comenzaron a inventar  diseños más complejos de cajeros automáticos. Fue hasta 1968 que se resolvió el problema de los cheques para identificar y fueron sustituidos por tarjetas de plástico con bandas magnéticas. Este modelo se empezó a instalar y fue llamado el modelo Docutel, diseñado por Donald Wetzel, instalado en 1969 en el Chemical Bank en Nueva York. Este cajero fue el primer cajero automático conectado a la red.

En 1972 los cajeros automáticos ya estaban conectados a la red y estos ya podían descontar la cantidad de dinero sacada por persona y actualizar la base de datos de dicha persona en el banco a tiempo real, pero en ese tiempo los cajeros automáticos eran destruidos por vándalos o por ladrones y algunos funcionaban mal, misteriosamente.

En 1973 fue inventado un cajero automático hecho en Estados Unidos por Don Wetzel, Tom Barnes y Gorge Chastain que trabajaban en Docutel, pero tardaron algunos años en lograr difundir su modelo.

En 1982 más del 70% de los cajeros automáticos estadounidenses eran fabricados en Inglaterra por la empresa De La Rue, y lo mismo pasaba en muchos más lugares del mundo.

John Sheperd se dio cuenta de cómo su invento cambio de ser usado por algunas personas confiadas por el banco a ser usado por cualquier persona cuando fue a Tailandia y vio a un agricultor llegar a un cajero en su carreta halada por bueyes  para usar ese cajero.

En 1992, después de 35 años de servicio en De La Rue, John Sheperd se retiró del banco, ya 25 años después de introducir el cajero automático. En este tiempo, el Banco Barclays, en la calle Enfield, puso una placa conmemorativa hacia John, la cual la mayoría de la gente que utiliza ese cajero desconoce la historia y poca gente nota la placa…

John creía que en el futuro su invento seria usado de otra forma, ya que transportar dinero cuesta dinero y el creía que en un futuro todo sería manejado por el celular, o virtualmente, cosa que es bastante probable que suceda.

En el 2005, John recibió la Orden del Imperio Británico de la Reina Isabel II por sus servicios como inventor del cajero automático hacia la banca.

Actualmente existen más de un millón y medio de cajeros automáticos en el mundo y como todo invento y avance tecnológico, han sido usados por los delincuentes para robar. Al principio solo eran lugares frecuentados por asaltantes, y ahora todavía lo hacen, pero se han sofisticado mas y hay algunos que instalan pantallas falsas para lograr estafar al usuario.

John murió el 15 de Mayo de 2010.

Los inicios del ATM – Parte I

En la historia, distintas personas han tenido la idea de hacer un cajero automático, pero no todos fueron exitosos. Los cajeros automáticos no son tan antiguos como las tarjetas de crédito. El primer cajero automático fue inventado por un armenio que vivía en los Estados Unidos llamado Luther George Simjian, pero su cajero no tuvo mucho éxito.

En los años 60 hubo un cajero automático en Tokyo, pero se sabe muy poco de ella, asi que fue en otra parte donde se dio el primer cajero automático exitoso. Fue hasta 1967 que el primer ajero automático exitoso fue instalado en Londres, en una sucursal del banco Barclays. La persona que invento este cajero automático fue John Shepherd-Barron, que era un escoces que trabajaba en una empresa que fabricaba máquinas para contar dinero.

Por los años 1965 John sacaba su dinero para la semana el día sábado, y u día de esas llego tarde por un minuto y se puso a pensar “¿cómo puedo tener accesibilidad a mi dinero las 24 horas del día los 7 días de la semana sin tener que hablar con un empleado del banco.. Que por cierto solo abre de 9 a 12:30?” la idea de hacer una máquina que saque dinero vino de una máquina expendedora de chocolate y pensó que podía hacer lo mismo, solo que cambiando el chocolate por dinero. Esta idea la tuvo nada más y nada menos que desde su baño.

Los primeros cajeros automáticos no funcionaban con tarjetas de crédito, como ahora. Los primeros cajeros automáticos funcionaban metiendo un tipo de cheque que estaba impregnado en carbono 14 el cual la maquina reconocía y lo asimilaba con un correspondiente número de identificación. El carbono 14 era un poco radioactivo, pero el determino que era aceptable ya que “tendrías que comerte alrededor de 136,000 cheques para que hicieran algún efecto en ti”.

El número de identificación es de cuatro números, pero de primero John pensó hacerlo con 6 números. John pensó que podía recordar fácilmente su número de soldado, que eran 6 números, pero al hablarlo con su esposa, ella le dijo que solo era capaz de acordarse de cuatro números.

James Goodfellow creo un diseño alterno al cajero automático que creo John. El cajero que creo James utilizaba tecnología con PIN (que el invento) la cual representa un montón el funcionamiento de los cajeros hoy en día, pero el cajero de John fue el que fue instalado de primero y el diseño de James fue el que introdujo la tarjeta de plástico con bandas magnéticas.

En el momento que los cajeros llegaron a España, ya funcionaban con tarjetas de plástico y estaban reservados a los clientes con más accesibilidad económica, ya que el ATM proporcionaba una cantidad establecida de dinero así que el banco necesitaba confiar en el cliente para darles accesibilidad al cajero. El primer cajero en España comenzó a funcionar en 1974 y en ese año se empezaron a conectar los cajeros a una red.

Los beneficios de un cajero automático para su Negocio

Beneficios de los cajeros automáticos

• Aumente las ventas
»: los estudios han encontrado que un cajero automático puede aumentar las
ventas hasta en un 8%. ¿Y quién no quiere aumentar las ventas?

• Los controles de rebote », Cash no: Los
cheques sin fondos costar dinero a su negocio. Por lo tanto reducir el riesgo.
Invierta en un cajero automático.

• Precios de retención »: Los estudios han demostrado que el
25% de todo el efectivo retirado de un cajero automático que se gasta en las
instalaciones. Este número aumenta al 75% en establecimientos como bares y
restaurantes.

• Cargos de la
tarjeta de crédito »: Las cuotas de tarjeta de crédito pueden ser una carga. En
su lugar, dar a sus clientes el acceso a dinero en efectivo de un cajero
automático.

• »Rentas Añadido:
Entre los recargos y las ventas impulsadas, su nuevo cajero automático en gran
medida se sumará a los ingresos de su negocio.

• »Satisfacción del
Cliente: Tener un cajero automático en su negocio es conveniente para sus
clientes. Ellos se lo agradecerán!